La ROCA. Curvas de nivel

Simplificar la realidad hasta el punto de tener una buena perspectiva de los elementos, es sin duda una manera de facilitar la compresión de conceptos abstractos en la orientación, como lo es el relieve y la interpretación de curvas de nivel.

Encontrar una roca que sobresalga de la línea del suelo en un jardín, en el parque de nuestra ciudad o bien, en el propio medio natural, es relativamente sencillo. Por ello, os invitamos a que podáis tomar una buena foto de este elemento escogido y realicéis un sencillo mapa de curvas de nivel.

Imagen original de Andersson, G. (2020)

Las diferentes formas de la roca nos ayudaran a realizar una interpretación simplificada de la realidad de una montaña de verdad. El objetivo del mapa es mostrar las peculiaridades morfológicas de la roca: los puntos más altos, las grietas o hendiduras, las pendientes más pronunciadas… Estos detalles son claves para que el mapa final sea, en definitiva, lo suficientemente rico en elementos interpretables.

Sabemos que las curvas de nivel representan puntos en el terreno que se encuentran a la misma altura. Por tanto, la distancia entre curvas de nivel siempre es la misma. Esto nos lleva a definir que las zonas en las que las curvas de nivel están más juntas, la pendiente es mayor. O que a mayor distancia entre ellas, la superficie del terreno es más plana. Pero también el dibujo nos ayudará a esclarecer, entre otras cuestiones, donde se sitúan las cotas más altas, los valles, las pequeñas vaguadas y espolones…

DETALLES EXPLICATIVOS PARA LA INTERPRETACIÓN DE LOS ELEMENTOS MÁS REPRESENTATIVOS:

A – Colina, punto más alto

B – Cresta o espolón

C – Terraza o meseta

D – Entrante grande o valle

E – Entrante pequeño o vaguada

F – Zona empinada

Imagen original de Andersson, G. (2020)

A continuación os proponemos un ejercicio para demostrar si hemos aprendido a interpretar el relieve gracias a esta propuesta tan original. Accede a través del enlace al cuestionario: https://forms.gle/xvxd2FUZFxtNWwyH7

Fuente de las imágenes y actividades:

Cool awesome and educational! Orienteering at school 6-15 (Andersson, G. 2020)

Elección de ruta

La elección de ruta es una habilidad que debe desarrollarse desde edades tempranas. Incluir entrenamientos específicos de esta práctica es fundamental, dada la importancia que puede llegar a tener en carrera.
Tanto si se corre en terrenos clásicos, como si se hace en sprint, las elecciones de ruta pueden llegar a ser determinantes. Sin embargo el tipo de factores a considerar son distintos, teniendo en cuenta las características del terreno, y de los corredores.
Si bien en el bosque, el desnivel, la vegetación o los elementos lineales, tienen una relevancia mayor; en las zonas urbanas, los cambios de dirección o los elementos impasables, tienen más protagonismo.
Muy probablemente el trazador de una prueba, intente alcanzar un mayor número de opciones posibles para llegar hasta un punto de control. Este será uno de sus principales empeños para intentar conseguir un trazado más espectacular. Dando cabida a un mayor número de corredores con cualidades cognitiva o físicas distintas.
A continuación, os presentamos un ejercicio sencillo y divertido para desarrollar esta técnica en jóvenes orientadores. Se trata de una práctica que han llevado a cabo los compañeros del Club de Montañismo Cheste-O, y que pone a prueba a los orientadores en este cometido.
Por parejas, se retarán en cada control, eligiendo cada vez, una ruta distinta para llegar a un mismo control. Lo interesante es poder emparejar a los corredores que tienen niveles físico-técnicos similares, para que se puedan auto exigir y conozcan mejor sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

Entrenamiento técnico de sombra

Empezamos la desescalada aprovechando los recursos cercanos a casa. Mapa con simbología SPRINT Del Riu Riquer (Alcoy), pero con recorridos de media o larga distancia, según la edad del corredor. Entrenamiento de seguimiento con posterior análisis de los errores.

Especial atención en las elecciones de ruta, sosteniendo un nivel alto de esfuerzo (velocidad alta de carrera), sin perder la concentración. Para ello, proponemos un recorrido de más de 30′ de duración. Teniendo en cuenta el nivel físico y desarrollo del corredor.

Se realiza el seguimiento por parte del entrenador, o de un compañero de igual o superior nivel físico-técnico. Si tienen un nivel similar, podemos hacer relevos con ambos corredores, tomando la alternativa en cada control.

Al finalizar la actividad, dibujan rutas y comparan sus puntos de vista corrigiendo colaborativamente los posibles errores.

A continuación puedes descargar el mapa para entrenar en tamaño A3 y escala 1:4000

Lectura y concentración en movimiento

Maximizar los recursos que tenemos a nuestro alcance, es uno de los principales objetivos que docentes y entrenadores tenemos en estos momentos para contribuir a la continuidad del aprendizaje de nuestros jóvenes, en este periodo de confinamiento.

Páginas: 1 2

Blog de WordPress.com.

Subir ↑